El Instituto de Biotecnología de las Plantas siembra ciencia

La idea del Comandante en Jefe Fidel Castro de potenciar la producción agrícola del país por métodos biotecnológicos se materializó con la creación del Instituto de Biotecnología de las Plantas (IBP), de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas.

El centro, de referencia en Cuba e incluso en Latinoamérica, cuenta con un personal altamente calificado en el campo de la propagación de plantas y la mejora genética así como la creación de  una red de laboratorios conocidos como Biofábricas.

El IBP

En la entidad científica, fundada hace veinticinco años, el silencio es profundo. En cada área y laboratorio todos están concentrados en sus labores: unos observan atentamente desde el microscopio, otros miden las células que van apareciendo, algunos intercambian ideas en voz baja como para no despertar a las nuevas plantas que están en embriones.

Cada cual se afana a su proyecto, los que tributan al propósito general de la institución que es generar y transferir conocimientos, tecnologías y resultados de la ciencia y la innovación tecnológica convertidos en  productos y servicios de alto valor agregado en función de desarrollar el programa de alimentos del país.

En tal sentido las investigaciones se han destinado a variedades como plátanos y bananos, especies frutales, ornamentales y forestales, café, caña, papa y fríjol. Durante el pasado calendario se destacaron las relacionadas con la actividad antifúngica, las mejoras para la adaptación al cambio climático y específicamente acciones para la propagación y el mejoramiento genético de la papaya Maradol Roja.

La Dra. Miley Cruz, sin desatender su labor,  recordó los desvelos para lograr las características de los metabolitos bacterianos capaces de controlar el hongo causante de la principal enfermedad de los bananos y plátanos.  A su vez la joven Amanda Martirena, comentó de sus esfuerzos para el mejoramiento genético del fríjol común, capaz de tolerar la sequía y las altas temperaturas. Ambas, por estos estudios, han sido distinguidas. La primera como premio del CITMA de  la provincia  y la segunda propuesta al Sello Forjador del Futuro.

No obstante, el mérito mayor de la institución, con el  que  se concreta el pensamiento científico del Comandante en Jefe, es haber logrado el  ciclo cerrado en las investigaciones, lo que significa realizar estas desde los aspectos básicos hasta la generalización y comercialización de los productos.

Tal propósito  se facilita con la implementación de una nueva tecnología para plátanos y bananos. La misma revoluciona los sistemas de propagación de esta variedad en el país; consiste en utilizar la pampana (conocida como teta del plátano) hasta ahora un material de desecho, a partir de los cuales puede micropropagarse bananos y plátanos confiriéndole características como población homogénea, mayor vigor vegetativo, alta calidad genética y sanitaria superior a los métodos tradicionales Además se aprovecha más la infraestructura, se reducen los costos de transportación y tiene efectos muy favorable para la labor de las biofábricas del país.

“Es la culminación de un estudio de más de veinte años, donde se concretan todas las investigaciones y da la posibilidad de que en esta esfera Cuba se incluya en un escenario competitivo tecnológicamente a nivel internacional comparado solo con Canadá, que lo utiliza  para pino, Israel en plátano y la Nestlé en café, explicó la Dra. Marisol Freire Seijo, directora de ciencia, tecnología e innovación del IBP.

Del laboratorio al campo

Del laboratorio al campo es el eslogan del IBP, el cual se ha materializado durante este lapso y sigue haciéndose con mayor eficiencia.

La introducción de la nueva tecnología ha sido decisiva para provee a la Empresa Nacional de Semillas del material necesario con el fin de perfeccionar la red de biofábricas del país, idea concebida en la década del 90 por el líder histórico de la Revolución y que tuvo resultados relevantes.

La tecnología, que tiene como base la embriogénesis somática, está siendo utilizada en diferentes provincias y en los avales  enviados al IBP  se puede constatar la conformidad, valía  del método y  su eficiencia. Así lo han hecho saber la biofábrica de Ciego de Ávila, la de  Cienfuegos, y la de San José, en Mayabeque.

Resultados muy parecidos se experimentan con el café, específicamente en la Estación Experimental  Agroforestal de Jibacoa  en particular  en la UBPC la herradura en Manicaragua.

El Dr. Osvaldo Fernández Martínez, director del IBP, considera que  el centro tiene retos importantes, entre ellos fortalecer la producción de semilla original de papa de variedades con alto potencial productivo, ya lograda  en la institución, mantener las relaciones comerciales con los diferentes países fundamentalmente Brasil, Bolivia, Ecuador, Panamá y Jamaica entre otros, continuar en la formación del recurso humano en maestrías y doctorados y que cada investigación tribute a la solución de un problema agrícola con el propósito de aportar a la alimentación del pueblo.

Nota original de Trabajadores de Cuba

Anuncios